Your baby is the size of a nectarine

¡Felicidades, ya estás en el cuarto mes y en tu segundo trimestre de gestación y lo estás haciendo muy bien! Tu guagua crece rápidamente, te sorprenderá saber que hasta este tiempo de embarazo tiene el tamaño de un durazno. 

Desarrollo de la guagua en tus 14 semanas de embarazo

Boca inteligente 

En estas 14 semanas de gestación tu guagua ya puede abrir y cerrar su boquita y está comenzando a hacer movimientos para tragar y succionar. ¡Sus pequeños músculos faciales realmente se ejercitan! 

Su rostro

Generalmente las guaguas de 14 semanas de gestación ¡tienen casi listos sus rasgos faciales! Ahora los ojos se han ubicado en el lugar correcto: en la parte superior de la cara; y las orejas han pasado del cuello a ambos lados de la cabeza. 

Hace un tiempo que las mandíbulas ya están completas y el paladar "se está cerrando", de adelante hacia atrás. Además en su rostro ya aparecieron algunos vellos delgados, suaves e incoloros, denominado “lanugo”; el cual cubrirá gran parte del cuerpo de tu guagua hasta que se caiga, justo antes de nacer.  

Sexo de la guagua

En estas 14 semanas de gestación, los genitales de tu guagua ya se desarrollaron, por lo que puede ser posible visualizar si tu guagua será niño o niña a través de una ecografía, esto podrás verlo en esta semana o en las próximas. 

Tus síntomas en las 14 semanas de embarazo 

El útero no deja de crecer 

Ahora que inicias el segundo trimestre de embarazo, tu médico controlará el tamaño de tu útero midiendo la distancia desde el hueso púbico hasta la parte superior del útero (el fondo uterino).  

Generalmente, esta medición se correlaciona con la semana de embarazo. En este momento, es de aproximadamente 14 centímetros por encima del extremo superior de tu hueso púbico, mientras que a las 20 semanas, será de aproximadamente 20 centímetros. 

Senos con fugas

Quizá puedas comenzar a notar que tus senos están goteando una sustancia amarilla espesa. Esto es calostro, el líquido que nutre a tu recién nacido en los primeros días y antes de que te baje la leche materna. 

Aunque la fuga podría asustarte al principio, es completamente normal. Para ello podrás usar almohadillas de algodón para los senos para absorber cualquier líquido que se escape. 

Dolor pélvico 

Probablemente en este periodo puedas tener dolor pélvico, llamado así por dolor del ligamento redondo, que puede ocurrir en uno o en ambos lados del abdomen cuando cambias de posición de manera muy rápida, al sentarte, acostarte, al toser o estornudar. 

Debes saber que este dolor lo causa el estiramiento y estrechamiento de los ligamentos que sostienen el vientre, producido por el crecimiento del útero, pero tranquila, ¡es totalmente normal!

Y es que, aunque puedas tener dolor pélvico en esta semana de embarazo, puedes comenzar a sentirte mejor y con menos náuseas, pues estos síntomas se tornan menos intensos. Asimismo, a medida que las hormonas se estabilizan, la mujer puede sentirse más tranquila, sin tantos cambios hormonales, siendo también un período en que se encuentra más relajada, puesto que el riesgo de aborto espontáneo se reduce bastante.  

Buenos consejos para mamá

  1. Asegúrate de vacunarte contra la gripe y mantente atenta a lavarte las manos, practicar una buena higiene en general y evitar a las personas enfermas. 

  2. Consulta nuestra Calculadora de Embarazo y averigua la fecha estimada de parto. 

  3. Continúa tomando los suplementos indicados por tu médico, como ácido fólico que, de acuerdo con las investigaciones, se ha descubierto que la carencia de esta sustancia podría causar anomalías del tubo neural en los recién nacidos. 

Frase emotiva: Estado Civil: Enamorados de una guagua que aún no conocemos… ¡Y Pampers® la cuidará contigo!

Fuentes

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.