Your baby is the size of a poppy seed

¡Felicitaciones! Has llegado a las 4 semanas de embarazo. Tu cuerpo estará cambiando y tu guagua creciendo. Sabemos que es normal tener muchas dudas, pero estamos aquí para ayudarte. Hemos recopilado los mejores consejos, tips e información sobre el crecimiento de tu guagüita dentro de tu pancita. 

Desarrollo de la guagua en tus 4 semanas de embarazo 

4 semanas de embarazo: Óvulo fecundado 

Una vez implantado en el lado del útero, el óvulo fecundado se divide en capas de células y se convierte oficialmente en un embrión, recuerda que el embrión es lo que se convertirá en tu guagua. Ahora, estas células crecerán en el cuerpo de tu guagüita durante el embarazo, formando el sistema nervioso, el esqueleto, los músculos y los órganos. 

En la cuarta semana de embarazo ya se formaron tres capas de células que serán todos los órganos de la guagua y crecerán a lo largo, dando al embrión una forma más alargada. Además, comienza a formarse el cordón umbilical e inicia el transporte de nutrientes y oxígeno al embrión. 

En este tiempo, también el embrión está fijado en la parte superior del útero y rodeado por el saco gestacional, que protege a tu guagua de infecciones o traumatismos y es el encargado de formar la placenta y el saco amniótico, estando presente hasta aproximadamente la semana 12 de gestación. 

4 semanas de embarazo: Sistema de apoyo en construcción

La placenta, el órgano similar a un disco que conecta los sistemas de tu cuerpo al de la guagua, comienza a formarse y se adhiere a la pared uterina donde se implanta el óvulo; recuerda que la placenta alimentará a tu guagüita durante el embarazo. 

Además, el cordón umbilical sale de un lado de la placenta. El líquido amniótico, que amortiguará a tu pequeño durante todo el embarazo, ya se está formando dentro de un saco contenedor. 

Tus síntomas en las 4 semanas de embarazo 

4 semanas de embarazo: Cambios en tu cuerpo 

De acuerdo con la ginecóloga Sheila Sedicias, en la cuarta semana de embarazo se pueden presentar síntomas de cansancio, desánimo, dolor de senos, irritabilidad, ganas de llorar, calambres, dolor de cabeza, exceso de sueño y se puede endurecer un poco el vientre.  

Estos síntomas ocurren debido a cambios hormonales en el cuerpo de una mujer y, a menudo, pueden confundirse con el síndrome premenstrual. Sin embargo, si los síntomas están presentes y la menstruación no llega, se debe realizar una prueba de embarazo.  

4 semanas de embarazo: Llegaron los resultados 

Una prueba hogareña de embarazo debería mostrar un resultado positivo gracias a la hormona gonadotropina coriónica humana (human chorionic gonadotropin, hCG) liberada por la nueva placenta. Esta misma hormona es en gran medida responsable de las náuseas, o náuseas matutinas, que muchas mujeres experimentan en el primer trimestre. 

La mayoría de las pruebas de embarazo son precisas luego de la primera ausencia del período, pero pueden darse falsos negativos. Si has tenido la ausencia de un período pero una prueba de embarazo hogareña dio negativo, es posible que quieras consultar a tu médico. 

4 semanas de embarazo: Calambres abdominales 

Durante esta semana, algunas mujeres tienen calambres abdominales leves o una pequeña pérdida de sangre mientras se lleva a cabo la implantación y confunden estos síntomas con la menstruación ya que, por lo general, esto ocurre en la misma época en que deberían tener su período menstrual. 

Buenos consejos para mamá

  1. Es buen momento para iniciar a practicar actividades físicas como aquagym o caminar, siempre guiadas por el obstetra. Esto ayudará a mejorar el tono muscular y la fuerza, además de apoyar al cuerpo a soportar la barriga y los cambios. 

  2. ¿Quieres saber la fecha estimada de parto? Consúltala en la Calculadora de Embarazo de Pampers®. 

  3. Tan pronto como confirmes el embarazo, es necesario hacer una cita con el obstetra para definir la etapa del embarazo, aclarar las dudas y los cuidados durante el embarazo. 

Frase de apoyo: Pampers® vive y disfruta este hermoso camino contigo, ¡cuenta con nosotros!

Fuentes

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.