D-A146

Cuando tu bebé tiene ataques frecuentes de llanto intenso e inconsolable, puede estar padeciendo de cólicos. Un indicador clave de que tu bebé tiene cólicos puede ser que acerque las piernitas al vientre y arquee la espalda mientras llora.

Los cólicos en general llegan a su punto máximo en el segundo y el tercer mes de vida. Es comprensible que puedas sentirte perdida y confundida sobre qué hacer.

La buena noticia

Los estudios demostraron que tenerlo en brazos un poco más de tiempo durante las primeras semanas de vida de tu bebé puede ayudar a limitar la duración de los ataques de llanto cuando crece. Así que toma a tu bebé y acurrúcalo muchísimo.

Cómo ocuparte de un bebé con cólicos

Cuando realmente comience el llanto, prueba estos trucos para calmar a tu bebé:

  • Mécelo.

  • Tómalo en brazos.

  • Haz presión muy leve sobre su abdomen.

  • Enciende la radio.

  • Enciende un ventilador o la aspiradora.

  • Colócalo en un columpio.

  • Llévalo a dar una vuelta en auto.

  • Hazlo eructar.

  • Dale un poco de espacio.

Prueba estos trucos y presta mucha atención al llanto de tu bebé. Pronto, sabrás cuáles resultan más efectivos para tu pequeño.

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.