Cómo cambiar pañales: perfeccionemos la técnica

Uno de los conceptos básicos que debes dominar bien en el type: entry-hyperlink id: dcb110382d3d9c1af49ed2f2f26c6154, es la técnica para cambiar pañales. Prueba estos consejos recomendados por mamás para agilizar o mejorar el proceso de cambiar pañales.

La preparación hace al maestro

Minimiza el tiempo que tu bebé tendrá que estar incómodo al tener cerca todos los productos necesarios para cambiarlo (pañales, toallitas, bolsas para los pañales sucios, ropita para cambiar).

Doble función

Un gran truco que emplean algunas mamás para atrapar las pérdidas inesperadas es colocar un pañal limpio debajo del bebé antes de quitar el sucio. Siempre es bueno tener en cuenta cualquier forma de limitar la suciedad.

Un pañal seco y bien ajustado facilita que el niño explore el mundo con confianza. Ayuda al bebé a centrarse en objetos externos en lugar de los estados internos de sentirse incómodo. Cuando un pañal está mal ajustado impide que el bebé se mueva libremente, no puede evitar sentir que estas limitaciones de movimiento se deben a una falta de sus propias capacidades.

Prof. Dr. Malte Mienert, (Psicólogo educacional y de desarrollo)

Conversa con él 

Cuéntale a tu bebé lo que vas a hacer; escuchar tu voz lo type: entry-hyperlink id: ce2df2c772ef4e918a7133cfbd817bd6 y desviará su atención de lo que está ocurriendo. El momento de cambiarlo también puede ser un excelente momento para establecer vínculos de apego. En lugar de considerar los cambios de pañal como una tarea desagradable, detente, respira y comienza una conversación con tu bebé.

Haz que sea divertido

Divierte a tu bebé mientras le pones un pañal nuevo y coloca algo llamativo a la vista cerca del lugar donde lo cambias. Un juguete colorido, o uno que brille o cantarle son buenas opciones.

Con estas estrategias inteligentes, podrás hacer que la tarea de cambiar pañales se vea menos como una obligación y más como una experiencia para establecer lazos entre tú y tu bebé.

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.