A160_2

Alimentación del recién nacido: la primera vez

Durante las primeras horas en tus brazos, tu bebé estará listo para ser alimentado por primera vez. Ya sea que optes por amamantarlo o no, seguramente pasarás mucho tiempo alimentado a tu bebé las primeras semanas y meses.

Amamantar es lo más natural del mundo, aunque no siempre es sencillo. Puede tomarles tiempo a ti y a tu bebé acostumbrarse. Recuerda, es la primera vez para ambos.

La leche materna que fluye por primera vez es una sustancia especial llamada calostro. Es un fluido de color amarillento repleto de proteínas y anticuerpos que fomentan la inmunidad, y son lo mejor para el bebé.

Amamantar puede ser una tarea difícil al principio, de modo que no debes preocuparte. Comunícate con un médico o un asesor de lactancia para que te ayude. Si por alguna razón no vas a amamantar, hay alternativas de leche de fórmula disponibles. Lo más importante es que tu bebé logre la nutrición que necesita.

Alimentar al bebé es una experiencia diferente para cada mamá e hijo. Fue una experiencia más desafiante de lo que pensaba, pero esperé, escuché los consejos de otras madres y enfermeras, y logré que funcionara para ambos.

Karen, mamá de Dominic, de 2 meses

Consejos para madres

  • La clave para la primera vez. Espera a que la boca del bebé esté bien abierta y luego ayúdalo a que se prenda a tu pecho.
  • La boca del bebé debe abarcar la aureola completa.
  • La acción de succión en la aureola es lo que hace que fluya la leche.
  • Si sientes que no lo está haciendo bien, usa un dedo para interrumpir la succión e inténtalo nuevamente.
  • Cada sesión de amamantamiento dura, generalmente, entre 20 y 45 minutos cada 3 horas.
  • Controla que tu bebé esté comiendo bien. Para ello, fíjate durante cuánto tiempo estuvo mamando, de qué pecho, y cuenta la cantidad de pañales que mojó.
  • Los primeros días, debe mojar de 1 a 3 pañales por día.
  • Un pañal con un indicador de humedad activado por orina puede ayudarte con esto.

También te puede interesar: